domingo, 17 de septiembre de 2017

Taller de Santa Pazienzia en Valencia

Este fin de semana, el sábado por la mañana, tuvimos a Santa Pazienzia en Valencia. 
Ya te había hablado de ella aquí, pero seguro que si no te hubiera hablado de ella yo ya la conocerías. Es una crack del ganchillo, y sus bolsos de trapillo boho son famosos!
Después de hablar con ella por Instagram durante lo que parecen años, que yo creo que lo son, por fin nos conocimos en persona. Y es algo extraño, pero después de verla en los vídeos, oír su voz miles de veces, y haber compartido mensajes varios con ella durante este tiempo, era como ver a una amiga de la toda la vida. 
Y es que creo que, aunque no la conozcas, aunque no la hayas visto nunca, ella  te gana en cero coma.

Te voy a contar un poco del taller, y alguna fotillo te dejo por aquí, pero la verdad es que abandoné un poco el móvil, y lo que hice fue disfrutar y no parar de hablar.
Yo en realidad soy tímida, pero se me contagió un poco (mucho) la alegría de Estefanía, y el saber estar entre locas del ganchillo/dos agujas/lanas/algodones/trapillo. Conocí a gente fantástica, y estuvimos súper a gusto.

Entre las chicas estaba también Bea Tricotriu, que tenía tantas ganas de conocer!! Luego nos fuimos a comer, con otra amiga y loca tejedora+ganchillera como nosotras, Marien. Así completamos el día.. porque estuvimos de sobremesa hasta la hora de la merienda casi!
Aquí estamos las dos uniformadas con nuestro Botos Tee de We are Knitters. Íbamos muy monas y muy cómodas jeje.
Por cierto, que dentro de ná Bea organiza Knitting Party con We are Knitters  y estoy convenciendo al "husband" para tener la tarde libre :-)
(pincha aquí para ver todos los detalles y apuntarte)

Pero vuelvo a contarte de este taller, que me despisto.
El sitio, pues una pasada, yo creo que es un espacio excepcional, y con una luz estupenda. Rocket Space Valencia. Su luz, sus techos altos, sus suelos...
Cuando me preguntó sitios Estefa, la primera vez no me acordé de este sitio, pero después caí, y creo que a ella le enamoró como a mí. 

Y qué hicimos? Pues el clutch Lerele. Tan mono!
La combinación con la cremallera mostaza va a quedar de cine. Gracias a Raquel Missaquitos por el empujón! Había cogido otra, pero ésta era claramente la mejor elección!

Y es que los colores es algo que nos cuesta elegir, como cuando nos pidió Estefa antes del taller que eligiéramos color de los discos de tela ligera XL de Trap-art .  Yo me tiré por el gris, por no arriesgar nada, pero había colores chulísimos.
Mira si no la combinación tan bonita de colores otoñales que quedó  en la foto final.

Porque todas terminamos nuestro clutch.. al menos la parte de trapillo, porque nos llevamos a casa los deberes de terminar el forro y la cremallera.. que merece la pena dejarlo bien terminadito.



Estefanía, ya te lo hemos dicho, pero te lo digo otra vez, te esperamos pronto por Valencia.


Paula

lunes, 4 de septiembre de 2017

Cestos de trapillo con tapestry centrado

Ya sabes que si me sigues por Instagram (y si no te lo cuento por aquí) que he aprendido una técnica nueva este verano.
Llevo tiempo viendo fotos de cestos preciosos con un punto centrado, y con unos dibujos geométricos chulísimos, y tenía muchas ganas de aprender a hacerlos yo también.

Ahora que ya le he cogido el truco me animo a contarte lo que he aprendido.

Cómo hacer los cestos con este punto bajo centrado lo explica de maravilla Ester de Miss Diy (aquí, y aquí), no me lío más y te mando a su blog, que merece la pena y mucho!
Además este verano ha publicado su Curso de Tapestry online y gratuito. Yo no lo he visto pero después de ver sus posts, seguro que está genial.

La técnica para cambiar de color, ya te la conté hace tiempo.. es la misma. Pero te la recuerdo.


A cambiar de color, al final se le coge el truco rápido. Lo importante es que los hilos no se cortan (porque los vamos a necesitar). Es decir, cuando cambiamos de color, vamos arrastrando el otro color que no usamos, hasta que lo necesitemos. Eso lo he hecho en todas las vueltas, salvo en las que eran completas de un color.
Si se hace con más de dos colores, pues podremos cortar aquellos que no usemos en toda la vuelta.

En Tapestry Crochet nos lo explican con estos dibujos.


Otros trucos aprendidos, a la fuerza

Usar un ganchillo de menor número del habitual
Normalmente trabajo con el del número 12 y el primero lo hice con ese porque no tenía otro en la playa. Fue un suplicio.

Bajar de número es la solución. Una maravilla después.
El cesto de colores, que es un trapillo más fino además, está hecho con un ganchillo del 8!

No apretar mucho
Relajar la tensión es fundamental. Este punto queda bastante consistente y más si vamos arrastrando los colores que no usamos por detrás.

No hacer el punto centrado en la base

Realmente este no es un truco, y tampoco lo sigo al pie de la letra. Pero si quieres, para empezar, y si va a ser un cesto (no una tapa), no hace falta hacer el punto centrado en la base. Luego ni se ve.


Crear el gráfico en un papel de cuadricula
Cuenta los puntos de la base y haz tus propios diseños antes.
Si es un motivo, será más sencillo. 
Pero luego anímate a hacer diseños geométricos. Una vez que le cojas el truco con hacer un sexto, o un tercio del dibujo será suficiente y luego sólo hará falta repetirlo.

Aunque esta técnica en punto centrado también queda ideal en un solo color. 


Bueno, te he preparado por si te animas los diagramas de los dos cestos. 

El gris y blanco fue el primero y no apliqué ni un sólo truco de los anteriores.. pero aprendí mucho :-)
El diseño salió sobre la marcha, pero lo he pasado a un diagrama. Es de la mitasddel cesto.

El de colores sí lo hice en un papel,aunque en blanco y negro. El próximo lo hago como aquí a colores, y me hará la vida más fácil.
Este dibujo lo repetí 3 veces, porque mi base era de 60. Bastante grande.

Enséñame por las redes si al final te lanzas con esta técnica.


Paula

martes, 15 de agosto de 2017

Botos Tee de We are Knitters (*)

We are knitters esta primavera verano sacó nueva colección de crochet. Yo personalmente, con lo enganchada que estoy a ganchilo, echaba en falta unos kits chulos de esa técnica, y cuando ví todos los kits de algodón no sabía cuál elegir. Pero el Botos Tee era tan chulo y parecía tan fácil, que me decanté por él.

El kit viene con todo lo que necesitas para tu proyecto. Los ovillos necesarios, de algodón súper gustoso, un ganchillo de madera del número 5, agujas laneras, la etiqueta WAK y el patrón, con indicaciones para hacer el proyecto en varias tallas.

Ahora en los kits se puede elegir la talla, pues si necesitas hacerlo en una talla más grande, L ó XL, te añaden un ovillo más para que no te quedes sin lana. Aún así suele sobrar un poco.. así que si eres una M no hace falta que cojas más. Yo esta vez pensé en coger una L, y al final me ha sobrado un ovillo enterito y un poquito más.


Una de las cosas que me gusta más del ganchillo y que es más difícil hacer con el trapillo, por ejemplo, es que me lo puedo llevar a todas partes.

Si me sigues en Instagram ya habrás visto que hago ganchillo por todas partes. Y con este proyecto no iba a ser menos, así que como lo he hecho en su mayoría en vacaciones, pues ha viajado conmigo.
Saco el ganchillo a ratitos y así se hace más ameno.

Este proyecto es muy fácil, sólo tienes que sabes hacer cadeneta y punto alto. Y punto raso para terminar. Y apenas hay que contar. Un proyecto perfecto para principiantes. 


Una cosa que me da más pereza es unir las piezas, pero fue bastante sencillo en este caso también.
Y poner flecos, muy divertido ;-) Por delante y por detrás.

Ya lo he estrenado.


¿Te animas a hacerte uno? Queda ideal!

Paula

(*) Gracias a We are Knitters por dejarme probar este kit tan molón.

martes, 25 de julio de 2017

Una tarde especial con PoleoMenta

Si me sigues por Instagram, donde me mantengo bastante activa, quizá hayas visto ya que el sábado pasado estuve en una fiesta. Una fiesta muy especial que organizó Sandra de PoleoMenta, en su jardín en Jávea, bajo su limonero.
La fiesta fue todo un regalo, que ella organizó con tanto cariño que se veía en cada detalle. 

Preparó una merienda, con un bizcocho hecho con harina de espelta y unos huevos ecológicos de O'Foody unas galletas de Paul and Pippa para comer.
Y para beber agua con un toque de fresas y una limonada casera riquísima, de los limones que da su limonero.

El carrito de la merienda era para llevárselo a casa enterito.

Y al otro lado una mesa para el taller.


En el jardín, a la sombrita, con la brisa del mar que estaba muy cerquita, pues estábamos en Jávea, preparó la mesa, rodeada de cojines, con los materiales necesarios para hacer un proyecto de ganchillo. Un ovillo de algodón de Cheval Blanc, en concreto de Nomade Mix, y un ganchillo de 4.5 mm, todo presentado en una cajita de madera ideal. Regalitos que nos llevamos después.

El patrón que íbamos a tejer lo teníamos delante, un cuello de ganchillo para adornar cualquier camiseta básica.

A la fiesta nos apuntamos 8 mujeres (chicas :-p) con ganas de pasar una tarde agradable, compartir sueños y experiencias y un poco de crochet.
Puedo decir que ésto es lo que más me gusta de vivir a veces en el 2.0, que parece frío y un poco solitario, pero cuando pasa esa barrera y se convierte en algo más real, es genial. Compartir. Conocer gente con aficiones y gustos similares a los tuyos. Conocer proyectos nuevos, llenos de ilusión y de generosidad.

Sandra en especial tiene ese proyecto. Un proyecto generoso, con el que quiere compartir lo que le gusta, ya sean unos patucos de bebé, como un bizcocho rico, o un plan chulo con la familia.


Yo, por mi parte, estoy encantada de poder compartir un poquito parte de esos proyectos, y poderlos disfrutar.

De este taller me llevé muchas cosas. La experiencia, lo mejor.

El cuello terminado.

Y puesto ;-)

Sólo puedo agradecer otra vez a Sandra, y a las chicas que vinieron esa tarde, el rato tan agradable que pasamos. Y en especial a la anfitriona, por ese maravilloso regalo.

¿Cuándo repetimos?

Paula



martes, 18 de julio de 2017

Cojín estrella

Hace un tiempo te enseñé el patrón de la estrella de trapillo, y comentando por aquí en el blog y en instagram y facebook, me acordé del cojín de estrella en ganchillo que le hice el año pasado a Laia, y nunca llegó al blog. He pensado que no estaría de más que tuviera su propio post, porque además sé que gusta mucho, y sobre todo a Laia que se lo lleva hasta en los viajes para dormir con él.
Es muy chulo y sencillo de hacer una vez que sabes hacer la estrella. Y un proyecto en algodón para hecer en verano siempre está bien, no?
Por cierto, si te gusta el banderín, también conté en este post hace tiempo como hacerlos. Hice uno para Laia y otro para Mario, y están en las cabeceras de su cama en la playa. Te dejo el link aquí

Pero vamos con el cojín.

Hacemos dos estrellas iguales.
En este caso usé Natura XL de DMC. Eran restos que tenía de cuando hice el estuche para aprender a hacer jacquard en ganchillo (en este post te conté un poco) y me apetecía mucho hacer algo chulo con ellos.
La base de la estrella tiene 13 vueltas, empezando por un círculo mágico de 5. Recuerda que hay que hacer los aumentos siempre en el mismo sitio y que en cada vuelta se añade un punto más entre los aumentos. Con este truco te saldrá el pentágono perfecto.
Las puntas tienen 6 vueltas, disminuyendo en cada vuelta hasta quedar sólo un punto.

Para unir las estrellas entre sí, cogí un ovillo de otro color, las enfrenté y por el bordé, cogiendo ambas estrellas monté puntos bajos por el borde. Antes de terminar, rellené con relleno de cojín del que uso para los amigurumis. Y terminé de cerrar.
Siento no tener fotos de este proceso..  pero de veras que es sencillo.

Ánimate a hacerlas en diferentes tamaños (tan sólo cambiando el grosor del hilo) y verás qué ideales quedan! 

Paula
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...